¿Cuándo es el mejor momento para amortizar una hipoteca?

La hipoteca es la carga financiera más onerosa y duradera de las familias. Así pues, es normal que una vez hayamos suscrito el contrato, comencemos a pensar en las posibles operaciones financieras que podemos hacer para aligerar su coste. En el caso de que estemos pasando por un momento económico favorable que nos permita amortizar el préstamo de manera anticipada, ¿cuándo es el mejor momento para amortizar la hipoteca?

Ante el dilema de amortizar hipoteca o no, conviene tener en cuenta varias cuestiones que iremos desentrañando a lo largo de este artículo. Si cuentas con un dinero extra y no sabes en qué invertirlo, sigue leyendo, porque esto te interesa.

¿Qué es la amortización anticipada de un préstamo?

Antes de nada, analicemos qué es exactamente la amortización anticipada de una hipoteca. Cuando devolvemos a la entidad financiera antes del plazo acordado parte del capital que queda pendiente, estamos llevando a cabo una amortización anticipada de la hipoteca. Hay dos maneras de hacerlo:

  • Amortización parcial de la hipoteca: en este caso, se refiere a la devolución de parte de la hipoteca de manera anticipada. Esto se puede realizar acortando el plazo de devolución del préstamo hipotecario o reduciendo la cuota mensual que se acuerda pagar.
  • Amortización total de la hipoteca: tal y como su propio nombre indica, en este supuesto, se devuelve la totalidad del préstamo hipotecario y la deuda queda, de este modo, cancelada.

¿Es rentable amortizar la hipoteca?

Al amortizar anticipadamente la hipoteca, el capital principal de la deuda se reduce y también los intereses globales del préstamo. Por lo que ante la cuestión de si es conveniente amortizar la hipoteca la respuesta parece clara, siempre es interesante.

No obstante, hay una serie de variables que debemos tener en cuenta antes de señalar con rotundidad si es recomendable amortizar la hipoteca o no. Dependerá, entre otros factores, de si tenemos una hipoteca a tipo fijo o variable, de las condiciones de cancelación que hayamos suscrito con la entidad bancaria y de si el mercado ofrece productos financieros con mayor rentabilidad.

El sistema de amortización francés

La amortización parcial de la hipoteca siempre es una buena opción financiera, sobre todo si te encuentras en los primeros años de tu hipoteca.

En España utilizamos el sistema de amortización francés para establecer los intereses y el capital a devolver de la cantidad solicitada. Este método establece que en los primeros años de la hipoteca se pagan más intereses y menos capital. Conforme van pasando los años, los porcentajes van cambiando.

Por ello, si puedes hacer amortizaciones durante los primeros años, ahorrarás más intereses de tu préstamo. Pero no te preocupes si para ti no es un buen momento, independientemente de cuándo decidas hacerlo, siempre va a suponer un ahorro de intereses por pequeño que sea.

 

Ojo con el Euribor

Pero si elegir el momento de realizar la operación es importante, en las hipotecas variables no debemos descuidar las previsiones sobre la evolución de los tipos de interés. En los préstamos con interés variable, el tipo está formado por un índice de referencia que con el tiempo puede subir o bajar, el llamado euríbor, más un diferencial. Cuando el índice está alto nuestra amortización es más rentable que cuando está bajo. Así, con los tipos altos sacamos una mayor rentabilidad a nuestro dinero que cuando están en negativo o cero.

En la actualidad, el euríbor está en mínimos históricos, por lo que convendría esperar a que subiera para realizar una amortización total o parcial de la deuda y, de esta manera, aumentar el rendimiento.

¿Es mejor reducir cuota o plazo?

Si a estas alturas ya hemos decidido amortizar la hipoteca fija, se nos plantea ahora otra cuestión: ¿amortizar cuota o plazo de la hipoteca?

  • Reducir la cuota: esta es la mejor opción, si pagar la cuota mensual se te pone cuesta arriba todos los meses. De esta forma, estarás más desahogado y aumentarás tu capacidad de gasto. No obstante, con esta fórmula no reduces los intereses a abonar, por lo que no rentabilizarás tanto tu amortización en cuanto a valor económico.
  • Reducir el plazo: sin duda alguna, la mejor solución para ahorrar. Aunque el importe de las mensualidades seguirá siendo el mismo, vas a poder liquidar el préstamo hipotecario con anterioridad. De este modo, se devengarán menos intereses, por lo que acabarás pagando menos dinero.

En definitiva, si lo que queremos es pagar menos todos los meses, debemos elegir la opción de amortizar cuota; en cambio, si lo que buscamos es una mayor rentabilidad, lo mejor es acortar meses a nuestro préstamo y con ello el pago de intereses.

Otras ventajas e inconvenientes

Como veíamos en líneas anteriores, elegir entre amortizar hipoteca o ahorrar para invertir en otro producto financiero depende de varios factores.

Por un lado, es importante tener en cuenta que amortizar la hipoteca tiene un coste. Para las hipotecas a tipo fijo, la nueva ley de crédito inmobiliario establece una comisión máxima del 2%, si el reembolso anticipado se efectúa en los diez primero años del préstamo. Si la amortización adelantada se hiciera en algún momento posterior, el límite de la comisión estaría en el 1,5%. En los contratos a tipo de interés variable la comisión será del 0,25% desde el tercer año y el 0,15% a partir del quinto año.

Respecto a invertir o amortizar la hipoteca, todo depende del riesgo que decidas correr. Hay productos financieros de inversión que ofrecen un mejor rendimiento, pero comportan mayores riesgos. Por lo que, si tienes un perfil de bajo riesgo y no quieres aventurarte lo más mínimo a perder tu dinero, amortizar tu hipoteca es la mejor opción.

¿Cómo se amortiza una hipoteca?

Si tienes una hipoteca a veinte o treinta años y tienes algún dinero ahorrado, seguramente ya has decidido sacarle algún beneficio, pero ¿cómo se amortiza una hipoteca?

Lo primero que tienes que hacer para amortizar una hipoteca fija es ponerte en contacto con tu entidad financiera y revisar las condiciones de tu contrato en cuanto a las comisiones que se van a aplicar. En función de que se trate de una amortización total o parcial las cantidades serán diferentes, así como de la cifra que quieras amortizar y si esta será destinada a reducir cuota mensual o años del préstamo. Por último, no olvides comparar la rentabilidad de esta amortización con el rendimiento de otros productos financieros como inversiones en renta fija, en bonos del tesoro o en el mercado de valores. ¡Las opciones son múltiples y muy interesantes!

UP